Windows 7 promete – PC Actual

Windows 7 promete – PC Actual.

La primera versión pública del nuevo sistema operativo de Microsoft está dando la oportunidad a millones de usuarios de ver que se ha aprovechado lo mejor de Vista y se ha corregido lo peor

En la Professional Developer Conference 2008, celebrada en octubre, Microsoft regaló a sus invitados un disco duro portátil en el que se incluía una imagen de Windows 7 pre-beta, la compilación 6801, también conocida como M3 (Milestone). Aquella compilación se realizó el 20 de octubre de 2008, y desde entonces los desarrolladores de Microsoft han seguido puliendo fallos para ofrecer una primera versión beta lo más redonda posible.

Y lo cierto es que se puede decir que el trabajo es prometedor. La versión de Windows 7 con la que nos hemos encontrado es la compilación 7000, que concluyó el 12 de diciembre de 2008, casi un mes antes de que saliera a la luz. Parece evidente que Microsoft quería disponer de una versión bien probada que pudiese ofrecer de forma masiva, y no la última compilación que pudieran tener «en el horno».

El juego de las diferencias

Cuando analizamos Windows 7 pre-beta os informamos de que una de las características que había sido bloqueada a propósito por los desarrolladores de Microsoft había sido la nueva barra de tareas. Este singular componente de Windows 7 había sido remozado casi por completo, de forma que ofrecía una de las novedades más interesantes de la interfaz.

Los más curiosos no tardaron en descubrir formas de habilitar esa opción, y pronto apareció la utilidad llamada BlueBadge (www.withinwindows.com/2008/12/09/blue-badge-rev-3-adds-registry-override-bits-aero-peek-enabled), que activaba la barra de tareas (o superbarra de tareas, como la llaman en Microsoft), y el efecto Aero Peek, que permite seleccionar qué aplicación o ventana queremos activar a partir de sus miniaturas. Precisamente, esas son dos de las opciones que tendremos activadas por defecto en Windows 7 Beta sin necesidad de utilizar BlueBadge o trucos similares.

Sin embargo, no son las únicas novedades. Las opciones gestuales, que precisamente están dirigidas a controlar Windows 7 en pantallas multitáctiles, también estaban ocultas. Microsoft ya adelantó que el control táctil del sistema operativo será uno de sus puntos fuertes y, según nuestros análisis, su apuesta por este tipo de interfaz es muy seria.

Algunas características han sido desactivadas

Otra de las sorpresas de esta versión beta es la ausencia de dos funciones que se habían visto en algunas compilaciones previas y que, no obstante, no han llegado a la beta pública de Windows 7. Una de ellas afecta a la personalización del fondo de escritorio. En otras compilaciones era posible seleccionar una carpeta de imágenes a partir de las cuales se elegiría cada cierto tiempo un fondo de escritorio que cambiaría a intervalos predefinidos.

La característica es interesante y llamativa, pero en la versión beta, además, esperábamos poder usar feeds de imágenes en lugar de carpetas de nuestro disco duro. Existen repositorios que tienen su propio feed (como si fueran titulares de noticias), y, precisamente, nuestro escritorio podría alimentarse de ellos sin problema y mostrar una ristra de imágenes proveniente de Internet.

La segunda característica que Microsoft ha preferido no incluir (suponemos que por falta de estabilidad) son los aceleradores, un concepto que ya se ha introducido en las versiones beta de Internet Explorer 8 y que también harán su aparición en la interfaz de Windows 7 con toda probabilidad. Como en el caso de IE, estos aceleradores no son más que accesos rápidos a funciones del sistema operativo.

Por ejemplo, si seleccionamos una dirección en un texto y pulsamos con el botón derecho del ratón podremos buscar esa dirección en Live Maps. Es tan sólo un ejemplo de los secretos que encierra un sistema que aún tiene mucho que decir.

Un futuro muy halagüeño

Windows 7 Beta es un anticipo realmente prometedor de lo que Microsoft está preparando. La detección de controladores es sobresaliente, algo que precisamente erradica una de las principales críticas que se le hicieron a Windows Vista durante su lanzamiento.

En Redmond han aprendido de los errores y han tomado lo mejor de Vista (la interfaz visual, a la que le han añadido varias mejoras significativas) y han corregido muchos de sus defectos. Desaparecen los problemas con UAC, los largos tiempos de copia de archivos que asolaban a los usuarios y las incompatibilidades hardware y software de las que tanto se ha hablado.

Las diferencias con respecto a la versión pre-beta que pudimos analizar hace unas semanas no son espectaculares, pero demuestran la vocación de Microsoft por presentar desarrollos muy pulidos aun estando en fase beta. Algunos usuarios contemplan Windows 7 como un Service Pack 3 de Windows Vista, pero quizás sería más correcto decir que, en realidad, Windows Vista era una versión alfa de Windows 7.

Expectación por encima de las previsiones

Microsoft había anunciado que sólo permitiría 2,5 millones de descargas para tener cierto control sobre el número de beta-testers que probarían la edición preliminar de Windows 7, pero eso causó una avalancha de peticiones a los servidores de la compañía. Nadie se quería quedar sin su copia.

Esa demanda produjo la caída de esas máquinas, que, no obstante, volvieron a entrar en funcionamiento, con ayuda de nuevos equipos para soportar la carga, al día siguiente del lanzamiento. Los de Redmond explicaron los problemas (http://windowsteamblog.com/blogs/windows7/archive/2009/01/10/here-s-where-we-stand.aspx) y, además, eliminaron temporalmente el límite de 2,5 millones de descargas, lo que hizo que los contratiempos desapareciesen y todo el mundo pudiese conseguir su copia de Windows 7 Beta.

Ten mucho cuidado con tus MP3

A pesar del mimo con que Microsoft ha lanzado esta versión beta, no lo han tenido todo bajo control. El fallo más importante que se ha presentado está relacionado con un defecto que puede provocar la corrupción de los ficheros MP3 consecuencia de su reproducción desde el Explorador de archivos o Windows Media Player 12.

Tened mucho cuidado con este problema, porque vuestros contenidos musicales pueden acabar inservibles. Afortunadamente, Microsoft ya dispone de un parche que lo resuelve y que podéis descargar desde la dirección http://support.microsoft.com/kb/961367. Está disponible para versiones de 32 y 64 bits.

About these ads

Acerca de xesle

Geek renacentista, por decir algo.
Esta entrada fue publicada en Windows. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s